Archivo

Posts Tagged ‘práctica clínica’

Tu delito es tuyo

diciembre 3, 2010 3 comentarios
(Tu delito es tuyo. Jiménez B. H.V. de la Salud, Toledo. Aspectos legales en psiquiatría. Madrid. Drug Farma SL. 2007.)

Varón de 69 años. Derivado por su médico de familia. Diagnosticado de síndrome depresivo. Vive solo. Contacto frecuente con vecinos y dos hermanos. Jubilado. Pasa el día en el bar con los vecinos del pueblo, con consumo mínimo de alcohol. Paseaba solo y se encargaba del cuidado de su casa. Tratado con ISRS y Lorazepam. Pese a lo cual persiste inquietud, ansiedad, ánimo bajo, insomnio de conciliación e hiporexia.

 

Explicó que todo su malestar se debía a un secreto que no había revelado a nadie. Afirmaba haber hecho algo “muy malo, que si lo cuento me meten en la cárcel directamente”. Reconocía sentirse muy culpable y rumiaba gran parte del día sobre esta cuestión. Se mostraba ambivalente y dudaba de si el médico era el profesional adecuado al que contar su secreto.

 

El paciente estaba lúcido en su discurso. Su estado ansioso era reactivo a la culpa que generaba su delito. Afirmaba saber con seguridad que el mismo estaba penado judicialmente. Ante esta asertación se le explicó que si lo confesaba el médico se vería obligado a ponerlo en conocimiento de las fuerzas de orden público. Se le animó a que reflexionara sobre si realmente lo deseaba contar y sobre la trascendencia inexorable que conllevaría hacerlo. Al terminar la consulta se exploró riesgo autolítico previo (ideas pasivas de muerte, negaab ideación autolítica, “soy muy cobarde”). Se decidió aumentar medicación y se le citó a los dos meses. No acudió.

 

Considerando que el paciente presentaba plenas capacidades mentales y competencia para decidir (no se objetivó que su afectación anímica produjera istorsiones cognitivas) y, teniendo presente el conflicto moral que supondría ser informado de un delito, se impidió su revelación, pues liberaría mínimamente la angustia del paciente. El primer impulso sería escucharlo por curiosidad (¿qué cosa tan grave ha podido hacer este hombre?) pero dicho impulso debe ser acallado por la formación racional y el miedo a la propia rumiación moral.

 

(fin del relato, ¿qué opináis?)

(flores, mercado del Carmen, Huelva)


 

 

Anuncios

La vía oral frente a la intramuscular… adentrándonos en el tema

noviembre 18, 2010 3 comentarios

Cuando te duele la cabeza y estás en tu casa te tomas un paracetamol 650mg (algún día hablaremos de eso de dosificar por sistema el paracetamol a razón de 1g cada 6-8 horas) por vía oral. Si vas a urgencias (del centro de salud o del hospital) con un dolor de cabeza, independientemente de que te hayas tomado algo previamente, lo más probable es que te administren un antiinflamatorio o analgésico por vía intramuscular… ¿es eso lógico? ¿hay ciencia detrás de esa actuación, o solamente hay manías adquiridas, justificaciones de “eso siempre se ha hecho así” y afán de educar al paciente partiendo de prejuicios sobre su conducta?… pues veamos si alguien ha escrito algo a ese respecto.

En un artículo recientemente publicado en la revista de la American Academy of Family Physicians de título “Evidence for the Use of Intramuscular Injections in Outpatient Practice” (accesible de forma gratuita y descargable en formato pdf) se hace una revisión narrativa de este tema centrándose en cuándo está indicado y cuándo no el uso de la vía intramuscular en el uso ambulatorio de antibióticos, corticoides, antiinflamatorios,…

Recomendable… tanto como pararnos a pensar que si alguna vez ponemos una inyección “porque es lo que quiere el paciente” o porque “para que vea que si viene al hospital lo menos que se lleva es un pinchazo” deberíamos reflexionar un poco…

¿comentarios?…