Archive

Posts Tagged ‘atencion primaria’

El Distrito Sevilla se gasta 1.895.430€ (aproximadamente)

febrero 20, 2012 1 comentario

Residente, méteme en la web del SAS. Atención al Profesional – Nóminas. Suma el importe en bruto de tus nóminas de los dos años de rotaciones hospitalarias. Multiplícalo por el número de residentes que pertenecen a tu distrito.

Siguiendo este sencillo algoritmo, he venido a calcular que el Distrito Sevilla invierte 1.895.430€ durante los dos años que los residentes pasamos por hospitalaria. Dos años en los que con generosidad merecen la pena la mitad de los rotatorios. Dos años en los que infrecuentemente se manejan: la continuidad asistencial, la utilidad del empleo de pruebas complementarias, el manejo de la incertidumbre diagnóstica y pronóstica, la entrevista clínica, la prevención cuaternaria, el análisis holístico del paciente, los aspectos sociales, la salud comunitaria. Dos años en los que cada vez que necesitabas a la trabajadora social te pegabas media mañana haciendo llamadas.

Que no digo yo que no se aprenda. Que no me parece “que todo sea malo”. Que lo que digo es que somos los residentes de la especialidad que más tiempo rota fuera de su servicio, con el consiguiente desarraigo al lugar de trabajo al que pertenecemos y a la manera de trabajar que debe ser nuestra guía (esto para los residentes mayores a los que nos dejan pasar nuestra consulta con cierta continuidad). En los primeros seis meses que pasé en el centro de salud, y en el mes de verano que pasé solo la consulta, aprendí más medicina de familia que en dos años de rotación hospitalaria.

A todos los adalides de hay que aprovechar la oportunidad que nos brinda el hospital de rotar con ellos. Les invito a que pasen un mes en los rotatorios que les propongan sus residentes para que tomen verdadero contacto con lo que la hospitalaria nos ofrece. Repito, hay rotatorios muy buenos, no es mi intención agraviar a todos aquellos especialistas hospitalarios que se vuelcan día a día con sus residentes, sin importar la especialidad a la que pertenezcan.

Ni mucho menos es esta entrada una llamada de atención a los coordinadores de área para que mejoren su trabajo. Mi más sincera enhorabuena a todos ellos por su labor encomiable a la hora de cuadrar el puzle de rotaciones de todos sus residentes. Los coordinadores no deciden cuánto tiempo pasan los residentes en hospitalaria, se limitan a cuadrar los rotatorios en el tiempo que les viene dado.

Me parece un sinsentido que pasemos la mitad de la especialidad fuera del lugar al que pertenecemos. Me encantaría que el periodo de rotaciones fuera de nuestro centro de salud fuera en principio de un año, con el esquema:

  • Seis meses en Medicina Interna.
  • Tres meses en pediatría de centro de salud.
  • Tres meses en equipo de salud mental y comunitaria.

Que cada residente, en función de sus inquietudes, se busque un rotatorio externo en alguna especialidad hospitalaria con garantías de recibir lo que busca, que los hay, y para lo que contarían con la ayuda de los coordinadores de área, que sabe dónde se trabaja bien.  Que los residentes de Medicina de Familia pudiéramos rotar tres meses en medicina rural, que es lo que propone el programa de la especialidad.

Todo ello sin menoscabo de las afinidades de todos los residentes de la especialidad que entraron porque su motivación son las urgencias. Echamos de media 900 horas en servicios de urgencias cada año.

Con esta entrada quiero hacer públicas algunas reflexiones que he compartido en privado con muchos compañeros: que la medicina de familia se aprende en los centros de salud. Dado que los argumentos vocacionales y formativos no han funcionado, ni tiene pinta de que vayan a funcionar. A lo mejor con el económico cambia la cosa. El distrito se gastaría exáctamente lo mismo, pero estaríamos en nuestros centros de salud.

DE BAJAS, ALTAS…Y MEDIANAS.

diciembre 19, 2010 3 comentarios

En este año y medio de residencia, mi relación con las bajas/altas laborales ha pasado por varias etapas:

Al principio pensaba que se trataba de temas estrictamente burocráticos, un follón de papeles, firmas y pérdida de tiempo, que se repetían semanalmente. Un ejemplar para el trabajador, otro para la empresa, otro para la Inspección…, parte de confirmación, parte de baja, parte de alta… Temas que yo estaba convencido que debería hacer otra persona, un administrativo por ejemplo. A lo largo de una mañana se repetían conversaciones del estilo de:

–       Buenos días doctor.

–       Buenos días don fulanito, ¿qué le trae a usted hoy por aquí?

–       Nada nada, venía únicamente a por la baja.

–       Muy bien, no se preocupe, aquí tiene.

–       ¿Entonces hasta la semana que viene no?

–       Sí sí, hasta la semana que viene.

Al poco tiempo empecé a ver la gestión de la IT como una oportunidad de “ganar tiempo”, frente a consultas más “importantes”. En cuestión de segundos atendía al paciente, sin a veces dejarlo sentarse, y rápidamente le entregaba sus partes.

–       Ah buenas don fulanito, ¿venía usted a recoger sus partes no?

–       Sí, pero…

–       Tome tome, ya se los tenía preparado. Hasta la semana que viene. …¡¡siguiente!!…

Poco a poco fuí entendiendo la importancia de gestionar la incapacidad, su peso en la conexión con el paciente y la habilidad necesaria para saber “llevarla”. Me fuí situando en el otro extremo. Preocuparme por la evolución de la enfermedad causante de la baja, indagar sobre los motivos ocultos de ésta, motivar, animar, ayudar, al incapacitado. La consulta del parte de confirmación resultó ser la de más duración.

–       Hombre don fulanito, buenos días, ¿qué tal va todo?. ¿Va mejorando ese dolor de espalda?

–       La verdad es que no doctor. No pude hacer los ejercicios que me mandó y además tuve que arreglar un grifo que se estropeó y no paré de estar torcío, justo lo que usted dijo que no hiciera, pero qué podía hacer…

–       Bueno, ¿y se solucionó el tema del grifo o no?

–       Sí sí, ya sabe que con la crisis, uno tiene que hacerlo todo.

–       Bueno, pues qué tal si continuamos una semanita más con el tratamiento, a ver si puede hacer lo que le dije y puede no hacer sobreesfuerzos. Tome el parte de confirmación, ya nos veremos la semana que viene.

La realidad es que la gestión de la IT supone un enorme peso para cualquier médico de familia (las consultas para la tramitación y renovación de las incapacidades laborales suponen entre el 17 y el 20% del total que desarrolla un médico de familia en su actividad habitual).En Andalucía, se expiden unas 850.000 incapacidades temporales al año con una duración media de 54 días, lo que genera un total de 8,5 millones de consultas al año relacionadas con la renovación y el alta laboral. Esto supone que cada médico atiende más de 1.700 consultas por este motivo al año en su centro de salud. Si se

tienen aproximadamente en un cupo cualquiera, a 30 personas de baja laboral, deberías dedicar casi un día de la semana a la supervisión y emisión de partes de baja, alta o confirmación. Además supone un permanente conflicto en la relación médico-paciente. La realidad social y laboral hace que en muchas ocasiones haya un abuso por parte de los pacientes. Esa sensación de que nos están tomando el pelo no es rara, aunque tampoco es la norma. “Engañar” al médico es relativamente fácil.

Se plantea la necesidad de que las enfermedades tengan estandarizadas días incapacitantes, por encima de los cuales el médico de familia deja de tener competencias. De esta forma, padecer una lumbalgia por ejemplo, serían 10 días de baja, tras lo cual se da de alta de forma automática. Si en ese periodo, el paciente mejora, acude a su médico para adelantar el alta. El médico también podría citarse al paciente para ver la evolución y posibles variaciones terapéuticas. En el modelo inglés por ejemplo, ausencias de menos de 7 días las justifica el paciente. Si la duración es mayor se hace un informe recomendando la ausencia laboral durante un tiempo fijo o reevaluable. Y esto lo puede hacer el cirujano que ha operado a una persona o el traumatólogo que ha reducido una fractura y va a revisarle en un tiempo fijado.

Algo parecido se está poniendo en marcha en Navarra, y algo parecido es lo que se está probando aquí en Andalucía, con el programa IT 21. El proyecto se inició a principios de año en 12 centros de salud, y consiste en darle al paciente, en un único acto, todos los partes de confirmación (hasta un máximo de 12) que se estimen dentro del tiempo mínimo estándar para su recuperación, con lo que se evita que el ciudadano acuda semanalmente a consulta para renovar estos partes. Se incluyen 30 patologías (lumbalgia, cervicalgia, ciatalgia, cólico renal, torcedura o esguince de tobillo, trastorno depresivo, esguince cervical, trastorno de ansiedad…). El tiempo mínimo estándar para su recuperación no lo he encontrado, a ver si podéis ayudarme.

No sé que os parece este programa, si lo conocíais o si sabéis algo más. A priori y según los resultados en el programa piloto, parece que se ha conseguido la reducción en un tercio de las consultas de médicos de familia relacionadas con los trámites administrativos derivados de las renovaciones de las bajas en los doce centros de salud en la que se ha llevado a cabo. Además se han evitado desplazamientos a los pacientes.

El tema es bastante conflictivo. Yo he escuchado a médicos opinar que nada de esto debería de llevarlo un médico de cabecera, que es una lacra. También están los que piensan que es competencia del médico de familia, que es una herramienta más en el abordaje integral del paciente. Posturas intermedias, programas de ayuda para solucionar conflictos en determinadas situaciones, la implicación de las especialidades médicas… supongo será forma de afrontar el problema. ¿Qué opináis?. Y todo esto mientras ya hay profesiones a las que les obligan a devolver los días que han estado de baja…

Las expectativas y la realidad

noviembre 2, 2010 6 comentarios

Desde que ha sonado el despertador esta mañana y he puesto la radio (mi primer acto consciente de cada mañana) no he parado de escuchar la que ha sido, al menos para RNE, la noticia del día: “Se inaugura en Madrid el primer laboratorio de órganos bioartificiales”.

Casi toda la prensa se ha hecho eco de la noticia.

ElMundo.es:

Madrid alberga el primer laboratorio del mundo para crear órganos bioartificiales

ElPais.com

Así se crearán los órganos bioartificiales

Y mi titular favorito, ABC.es

El primer corazón humano de laboratorio, listo para latir a finales de año

Y me he acordado de un paciente, un hombre joven que acudió a la consulta por unas lesiones dérmicas que eran inconfundiblemente psoriasicas. Tras explicarle en que consistia la enfermedad, el curso natural y las desgraciadamente insuficientes armas terapeuticas, tuvo lugar el siguiente dialogo:

-Y esto, ¿cuando se cura?

-Pues me temo que nunca. Habrá veces en las que estarás peor y otras en las que estarás mejor, esperemos que con las recomendaciones que te he dado, la mayor parte del tiempo. Pero esto no se cura del todo

-¿Como?

-Que es una enfermedad crónica, que no se cura nunca

Tras unos segundos de estupor, el hombre empieza a reirse

-Ah, jeje. ¡Que estas de coña, venga!

-No, no, para nada. Esto no se cura nunca

-Pero, ¿eso como va a  ser, con las cosas que hay ahora?

Eso es lo que le están vendiendo a los pacientes-clientes-votantes. Todo tiene solución. La medicina avanza que es una barbaridad. Y más en España. Pero si hasta hemos hecho un transplante de cara. Tenemos pastillas milagrosas, cirujanos magos y maquinas del futuro. Células madre totipotenciales, medicina genética y ahora órganos bioartificiales. Y para final de año, oiga. No se explica en esos titulares que esto de momento no es más que una prometedora hipótesis de trabajo y que hoy no se presentaban resultados sino la inauguración del laboratorio.

Imaginemos el choque que sufre un paciente-cliente-votante cuando por unas lesiones cutáneas bastante molestas, espera 10 días para que lo atienda su médico de cabecera, y tras esperar 45 minutos sobre la hora de la cita, es recibido por el pasante que en unos minutos le dice que tiene una enfermedad que no se le va a curar y encima sin utilizar ningún aparato tecnológicamente avanzado, sino mirando sus lesiones y haciéndole algunas preguntas. La reacción de creer que se trata de una broma del médico parece casi la natural.

Nosotros seguimos con cupos de 2000 pacientes en algunos centros de España, con tratamientos que deben estar visados por otro especialista, con un acceso a pruebas diagnósticas cada vez más reducido y encima sin internet en la consulta.

Pero ¿cual de estos titulares es más bonito, da imagen de país moderno y más votos?

-La dotación de nuevas plazas de médico de familia disminuirán la media de pacientes  hasta 1400 por cupo o

-Madrid alberga el primer laboratorio del mundo para crear órganos bioartificiales