Inicio > Uncategorized > Epílogo

Epílogo

¿Os acordáis de cuando en primaria, educación primaria, después de saberse las notas todavía teníamos que ir a clase unos días?

Esos días el profesor se sentaba en la mesa para contarnos y hacernos contar las sensaciones de todo el curso. Jugábamos durante horas al fútbol y nos contábamos los planes para el verano: básicamente seguir jugando al fútbol, pero con los amigos del barrio de cada uno; además de ir a la playa a bañarnos desde las diez de la mañana. Esos días hablábamos durante horas todos con todos porque por fin éramos libres. Después de un año escolar nos esperaban tres meses de descanso y liberación absoluta de responsabilidades.

Estos días en la consulta me acuerdo constantemente de algunas de aquellas sensaciones. Estos días en los que se consuma el relevo generacional, irremediablemente los mayores nos desligamos de los que hasta ahora han sido nuestros maestros: tutores y pacientes. Llevamos días en los que todo huele a despedida, seguimos viniendo a trabajar pero el ritmo de trabajo ha cambiado drásticamente: prácticamente cualquiera de los actos lleva la coletilla del gracias, ha sido un placer, esta-es-la-última-vez-que. Días en los que hablas de otras cosas con compañeros de trabajo y con tus pacientes.  Ratos en los que algunos de tus pacientes te buscan a deshoras para despedirse y transmitirte buenos deseos. Hasta llegar al punto en el que puede hacerse a ratos difícil pasar la consulta porque se rompen todas las barreras de la objetividad y los afectos.

Imagino que esto es formarse en medicina de familia y comunidad.

Personalmente con este post me despido. Colaborar con las tareas propias del blog de la Unidad Docente ha sido una experiencia tremendamente edificante. A todos los nuevos que creáis que tenéis algo que decir, aquí os dejo vuestro nuevo espacio.

Un abrazo enorme a todos.

 

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Marisa Manzanares
    mayo 14, 2012 en 11:25 am

    Querido Andrés, ha sido un placer trabajar contigo, con toda tu promoción, estos 4 años. He aprendido muchísimo en este tiempo y os estoy muy agradecida porque he tenido la oportunidad de crecer junto a vosotros.
    Os deseo lo mejor y que sigamos encontrándonos en el camino.
    Un abrazo, Marisa Manzanares.

  2. mayo 14, 2012 en 8:50 pm

    Andrés, compañeros sevillanos. Acabo de enterarme de esta despedida por la reseña en AMF.
    Algunos de los momentos que hemos compartido forman parte ya de espacios únicos en la memoria. Muchos de los que habéis vivido como residentes curiosamente no se alejarán con el tiempo sino que serán como una señal siempre cercana y luminosa de lo que sin lugar a dudas ha sido una época plena, feliz, dura, intensa, emocionante…intensamente viva. Probablemente olvidaréis más rápido algunas de las cosas que os ocurran en los próximos diez años, mientras que recuerdos de la residencia cristalizarán y estarán siempre nítidos.
    Como Marisa, ha sido todo un placer compartir con vosotros en Sevilla, en Plasencia o en Asturias. Esto no ocurre ya mucho cuando uno es mayor, peseta-caballo-manzana, pero llevo recuerdos impecables de muchos de los ratos que hemos compartido juntos.
    Alguna zona luminosa entre las aurículas y los ventrículos ya es vuestra para siempre. Pensad que el futuro no es favorable, pero de alguna forma tampoco lo fue para muchas promociones anteriores. Tenéis, eso sí, una responsabilidad grande para seguir compartiendo generosidad, responsabilidad y lucha en tiempos donde habrá que compartirlas y repartirlas. Y mi ánimo y ayuda en lo que sea preciso y siempre pueda. Y mi casa y mi abrazo. Gracias por todo.

  3. andresfgregorio
    mayo 15, 2012 en 10:40 am

    Marisa, Rafa, colegas de facebook, whatsapp, etc. Gracias, y más abrazos.

    La reseña de AMF ha sido toda una sorpresa, ¿contará eso para la bolsa…?

  4. Consuelo Sampedro Abascal
    mayo 17, 2012 en 5:27 pm

    Para todos los residentes que ya son Médicos de Familia, sólo decir que las despedidas son duras pero aquí hay un hasta siempre!, ya ha sido el recambio generacional y es verdad que de forma inevitable recuerdas a los residentes que ya no están, cada vez que abres la taquilla y ves el hueco o su nombre en una Hª Clinica o cuando le explicas al paciente que ya han terminado su periodo de formación y está buscando su hueco en la sanidad…
    Sólo trasmitir la satisfacción de haber compartido cuatro años y agradecimiento por tantos buenos momentos…
    Desearos que encontreís vuestro camino de la forma más favorable y que sigamos en contacto.
    Un fuerte abrazo, Consuelo Sampedro

  5. José Hidalgo Escudero
    mayo 23, 2012 en 10:27 pm

    Andrés, yo no me despido de tí, ni de ninguno de los compañeros de tu promoción (Elena, Laura, Rocio, Javier…). Os doy la bienvenida y os recibimos con los brazos abiertos despues de cumplir vuestros años de formación. Habeis realizado un gran esfuerzo y espero que no quede en vano a pesar de lo que está sucediendo por la crisis. Ahora comenzaís una nueva etapa, disfrutad con vuestro trabajo y seguid elevando el listón de nuestra especialidad allá donde esteis.
    Gracias y un fuerte abrazo a todos

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: