Archivo

Archive for 11 mayo 2012

Epílogo

¿Os acordáis de cuando en primaria, educación primaria, después de saberse las notas todavía teníamos que ir a clase unos días?

Esos días el profesor se sentaba en la mesa para contarnos y hacernos contar las sensaciones de todo el curso. Jugábamos durante horas al fútbol y nos contábamos los planes para el verano: básicamente seguir jugando al fútbol, pero con los amigos del barrio de cada uno; además de ir a la playa a bañarnos desde las diez de la mañana. Esos días hablábamos durante horas todos con todos porque por fin éramos libres. Después de un año escolar nos esperaban tres meses de descanso y liberación absoluta de responsabilidades.

Estos días en la consulta me acuerdo constantemente de algunas de aquellas sensaciones. Estos días en los que se consuma el relevo generacional, irremediablemente los mayores nos desligamos de los que hasta ahora han sido nuestros maestros: tutores y pacientes. Llevamos días en los que todo huele a despedida, seguimos viniendo a trabajar pero el ritmo de trabajo ha cambiado drásticamente: prácticamente cualquiera de los actos lleva la coletilla del gracias, ha sido un placer, esta-es-la-última-vez-que. Días en los que hablas de otras cosas con compañeros de trabajo y con tus pacientes.  Ratos en los que algunos de tus pacientes te buscan a deshoras para despedirse y transmitirte buenos deseos. Hasta llegar al punto en el que puede hacerse a ratos difícil pasar la consulta porque se rompen todas las barreras de la objetividad y los afectos.

Imagino que esto es formarse en medicina de familia y comunidad.

Personalmente con este post me despido. Colaborar con las tareas propias del blog de la Unidad Docente ha sido una experiencia tremendamente edificante. A todos los nuevos que creáis que tenéis algo que decir, aquí os dejo vuestro nuevo espacio.

Un abrazo enorme a todos.

 

Anuncios
Categorías:Uncategorized