Inicio > esto siempre se ha hecho así, gestion, reflexiones > Piensa globalmente; actúa localmente

Piensa globalmente; actúa localmente

“Voy a coger de urgencias dos o tres nolotiles y paracetamoles que me he quedao desaviao en casa; total, como es gratis…”.

¿Hacia dónde va nuestro sistema público de salud? Un modelo alabado en todo el mundo, notable desde el punto de vista compacto, equitativo y aun efectivo, y que desde hace algunos años se duda de su sostenibilidad, del aumento de la deuda que genera, de recortes en sanidad, de peligro de las nóminas de sus trabajadores en algunas comunidades autónomas… Resulta un problema. Competir y superar al modelo privado, dentro y fuera de España, cada vez es más difícil o mejor dicho, más caro. Sólo se proponen soluciones mediocres. Copago…

¿Qué hacemos cada uno de nosotros, día a día, por salvaguardar este gran tesoro? A menudo NADA.

Urge la reflexión. La crítica certera y no sólo el llanto infructuoso.

En el hospital donde me estoy formando hay una costumbre muy pintoresca y nada criticable en principio… Algunos trabajadores se tomas un piscolabis a partir de la una de la madrugada, aproximadamente, en una de las consultas de las urgencias de trauma, puesto que a esa hora el volumen de pacientes que queda es perfectamente atendido en las otras. Pasaba por el pasillo cuando no pude dar crédito a lo que veían mis ojos: el mantel sobre el que colocar las viandas eran cuatro campos estériles quirúrgicos. “Total, como son gratis…”. Y aún más escalofriante el saludo del que ponía la mesa: “¿qué tal Manué? Vamos a ver si reponemos fuerzas”. Como si no pasara nada, como sucede la plomiza rutina de cada noche en ese pasillo de urgencias. Lo peor fue mi reacción. No hice nada, no dije nada. Tan solo, al rato, me puse a pensar en escribir esta entrada en el blog.

Puede que esté de acuerdo contigo: tampoco es para tanto. Es sólo un detalle más de todas las cosas que pasan en los centros donde trabajamos, de cómo se despilfarra dinero público por todas partes y la actitud pasiva de casi todos los que por allí pasamos.

Urge la reflexión. La crítica certera y no sólo el llanto infructuosO

Anuncios
  1. Belén
    marzo 4, 2012 en 9:04 pm

    pensé que lo del suero salino para descongelar el parabrisas tras el turno de noche no era superable, pero veo que sí (Igual en sevilla no se os congelan los coches…)

  2. pepe
    marzo 16, 2012 en 9:37 pm

    y —¿ qué me contáis de los absurdos experimentos que llevan algunos a cabo, a costa del dinero que se oferta para investigación..?,,,por ejemplo ver tono de la arteria basilar en las ratitas muertas…

  3. Maria Rosa
    marzo 22, 2012 en 6:15 pm

    Me siento totalmente identificada con lo que has escrito. No hace mucho, durante una guardia, una residente buscaba un termómetro. Yo le ofrecí el que había en mi consulta y me preguntó si lo iba a usar más durante la noche porque en realidad quería llevárselo a casa porque no tenía!!!!!. Toda la conversación pregonada a los cuatro vientos, sin pudor ninguno. Tampoco reaccioné.
    Es “un pequeño detalle”, como dices tú, pero sabemos que estas situaciones suceden a menudo.
    Dudo si es posible mejorar nuestro sistema de salud cuando los propios usuarios y profesionales se comportan con tan poco respeto hacia lo que es de todos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: