Archivo

Archive for 28 febrero 2012

Oferta de Trabajo

 

http://www.jobs.dundee.ac.uk/fe/tpl_uod01.asp

@noteapuntesalabolsa

Suerte a todos

Categorías:Uncategorized

De muerte somos todos

febrero 23, 2012 Deja un comentario

Ana Gómez Thébaut, coordinadora del equipo de soporte en cuidado paliativos del Distrito Aljarafe y colaboradora habitual de la Unidad Docente nos hace llegar éste vídeo presentado en la Jornada sobre dignidad y calidad en el morir.
Espero que os resulte interesante y os de qué pensar.

http://www.easp.es/es/noticias/documental-de-muerte-somos-todos

El Distrito Sevilla se gasta 1.895.430€ (aproximadamente)

febrero 20, 2012 1 comentario

Residente, méteme en la web del SAS. Atención al Profesional – Nóminas. Suma el importe en bruto de tus nóminas de los dos años de rotaciones hospitalarias. Multiplícalo por el número de residentes que pertenecen a tu distrito.

Siguiendo este sencillo algoritmo, he venido a calcular que el Distrito Sevilla invierte 1.895.430€ durante los dos años que los residentes pasamos por hospitalaria. Dos años en los que con generosidad merecen la pena la mitad de los rotatorios. Dos años en los que infrecuentemente se manejan: la continuidad asistencial, la utilidad del empleo de pruebas complementarias, el manejo de la incertidumbre diagnóstica y pronóstica, la entrevista clínica, la prevención cuaternaria, el análisis holístico del paciente, los aspectos sociales, la salud comunitaria. Dos años en los que cada vez que necesitabas a la trabajadora social te pegabas media mañana haciendo llamadas.

Que no digo yo que no se aprenda. Que no me parece “que todo sea malo”. Que lo que digo es que somos los residentes de la especialidad que más tiempo rota fuera de su servicio, con el consiguiente desarraigo al lugar de trabajo al que pertenecemos y a la manera de trabajar que debe ser nuestra guía (esto para los residentes mayores a los que nos dejan pasar nuestra consulta con cierta continuidad). En los primeros seis meses que pasé en el centro de salud, y en el mes de verano que pasé solo la consulta, aprendí más medicina de familia que en dos años de rotación hospitalaria.

A todos los adalides de hay que aprovechar la oportunidad que nos brinda el hospital de rotar con ellos. Les invito a que pasen un mes en los rotatorios que les propongan sus residentes para que tomen verdadero contacto con lo que la hospitalaria nos ofrece. Repito, hay rotatorios muy buenos, no es mi intención agraviar a todos aquellos especialistas hospitalarios que se vuelcan día a día con sus residentes, sin importar la especialidad a la que pertenezcan.

Ni mucho menos es esta entrada una llamada de atención a los coordinadores de área para que mejoren su trabajo. Mi más sincera enhorabuena a todos ellos por su labor encomiable a la hora de cuadrar el puzle de rotaciones de todos sus residentes. Los coordinadores no deciden cuánto tiempo pasan los residentes en hospitalaria, se limitan a cuadrar los rotatorios en el tiempo que les viene dado.

Me parece un sinsentido que pasemos la mitad de la especialidad fuera del lugar al que pertenecemos. Me encantaría que el periodo de rotaciones fuera de nuestro centro de salud fuera en principio de un año, con el esquema:

  • Seis meses en Medicina Interna.
  • Tres meses en pediatría de centro de salud.
  • Tres meses en equipo de salud mental y comunitaria.

Que cada residente, en función de sus inquietudes, se busque un rotatorio externo en alguna especialidad hospitalaria con garantías de recibir lo que busca, que los hay, y para lo que contarían con la ayuda de los coordinadores de área, que sabe dónde se trabaja bien.  Que los residentes de Medicina de Familia pudiéramos rotar tres meses en medicina rural, que es lo que propone el programa de la especialidad.

Todo ello sin menoscabo de las afinidades de todos los residentes de la especialidad que entraron porque su motivación son las urgencias. Echamos de media 900 horas en servicios de urgencias cada año.

Con esta entrada quiero hacer públicas algunas reflexiones que he compartido en privado con muchos compañeros: que la medicina de familia se aprende en los centros de salud. Dado que los argumentos vocacionales y formativos no han funcionado, ni tiene pinta de que vayan a funcionar. A lo mejor con el económico cambia la cosa. El distrito se gastaría exáctamente lo mismo, pero estaríamos en nuestros centros de salud.

Incidencias en la consulta

(La Dra. Queen nos pide que le demos difusión, desde el anonimato, al siguiente texto)

Estos últimos días he vivido dos situaciones en la consulta que no alcanzo a comprender.

Acude a la consulta una señora de cuarenta y pocos años de edad, que hace unos ocho años, se sometió a un by-pass intestinal por obesidad mórbida. Aporta informe del especialista de digestivo, que tras endoscopia y biosia esofágica, concluye que presenta un Esófago de Barrett. Para el cual el digestólogo indica Esomeprazol de 40mg una cápsula diaria durante seis meses. Hasta la revisión, para nueva endoscopia.

Entre paréntesis, pone en mayúsculas en su informe: “Nexium 40mg” y le insiste a la paciente que sólo debe ser esa marca la que yo debo recetar. Le explico a la paciente que el Omeprazol es igualmente efectivo. La paciente insiste insegura: “el especialista me ha insistido en que sea esa marca”. A lo que le contesto que acuda al mismo para que le prescriba los cinco envases que le hacen falta para completar el tratamiento. En ningún momento hay deterioro de la relación médico-paciente. La señora va al centro de especialidades donde fue asistida por el digestólogo y éste se niega a hacerse cargo de su prescripción.

La Directora de mi Centro de Salud la ha remitido a la Unidad de Farmacia del Distrito Sevilla y a algún departamento de Servicios Centrales que desconozco. Ya veremos qué respuesta recibe.

Acude a consulta una señora de 56 años, con el informe del cardiólogo. Quien tras ergometría clínicamente positiva y eléctricamente no concluyente, interrumpe el proceso diagnóstico e indica Ranolazina 375mg cada doce horas (77,27€ el envase) durante un año, momento en el que será revisada. Al leer este informe me sugen dos dudas:

  • ¿Por qué no le ha solicitado una coronariografía, ó al menos una gammagrafía de perfusión, antes de concluir el estudio? Sólo puedo atribuirlo al hecho de ser mujer, ya que es de todos conocido el infradiagnóstico e infra-tratamiento al que se somete a la mujer. Creo que la derivaré a otro cardiólogo para que complete su estudio, pero esto hará que consuma una derivación más que la empresa pública para la que trabajo me limita con el objetivo de no sobrecargar el sistema.
  • ¿Qué es la Ranolazina?¿Cuál es su indicación, mecanismo de acción, efectos secundarios, contraindicaciones, interacciones farmacológicas, etc? Reconoco ante la paciente que desconozco completamente esta medicina, que la estudiaré al final de la consulta y que luego la llamaré. He podido comprobar que este fármaco no aporta nada clínicamente relevante. Sin embargo se asocia a múltiples interacciones farmacológicas que pueden poner en grave riesgo la vida de la paciente.

De estas  dos situaciones me han surgido algunas preguntas para las que no tengo respuesta:

  • ¿El digestólogo y el cardiólogo trabajan para la misma empresa pública que yo?
  • ¿Por qué se me controla la prescripción, desde el punto de vista cuali y cuantitativo (lo veo adecuado) y a ellos parece que no?
  • ¿Por qué el Ministerio de Sanidad financia fármacos que no aportan ninguna novedad relevante clínicamente, son mucho más caros que los ya existentes y luego me pide que no los prescriba? (Parece que sólo a los médicos de Atención Primaria, no a los de Atención Hospitalaria) ¿Por qué mi Comunidad Autónoma admite esta insensatez?