Inicio > Uncategorized > Reflexiones de un médico de familia (y tutor)

Reflexiones de un médico de familia (y tutor)

(Vicente Rodríguez nos deja con esta su primera entrada en el blog, bienvenido)

 

Con esta primera entrada quiero animar a todos mis compañeros tutores  a que participen en esta magnífica idea iniciada por residentes.  Comienzo haciendo una reflexión sobre  el  porque hemos optado por escoger esta especialidad. Se me ocurren varias razones que paso a enumerar:

1.       Estudié medicina,  no voy a tirar 6 años. ¿algo tenía que hacer no?

2.       Para ganar dinero. Muchos de mis amigos están en situación precaria respecto a mí.

3.       El MIR de Familia en mi época era más fácil ya que estaba separado del resto de especialidades.

4.       No me gusta la cirugía mayor, y eso ya pone límite a  ciertas especialidades.

5.       Desde chico quise ser médico tras ver doctor en Alaska.

6.       Trabajar en atención primaria significa que somos los primeros en algo ¿no?

 

¿Os parecen respuestas que darían pocos/muchos  de nuestros compañeros o no?  Nos os voy a revelar cual/es de estas respuestas  se adecuan a mí, pero sí que las siguientes son de cosecha propia:

7.       No me atrae convertirme en un médico especialista en tiroides o en  cadera. No me gusta llamarme caderólogo, tiroidólogo, etc. Respeto por supuesto al resto de compañeros, pero si fuera uno de ellos no sabría que decir cuando familiares y amigos me preguntaran como tratar una simple infección de orina (tratarla bien claro…).

8.       Me gusta el contacto con los pacientes aunque sea un contacto espaciotemporal limitado.

9.       Me gusta que me llamen MÉDICO DE CABECERA, porque muchas veces los he acompañado justo hasta ahí.

10.   Me gusta el refrán de “el que mucho abarca, poco aprieta”, porque ese MUCHO del refrán me parece precioso y el POCO APRIETA me parece hasta necesario.

11.   Me gusta la posibilidad de tener un seguimiento vital de una familia durante años, aunque eso te impida a veces ser  objetivo, da la sensación  como si trataras a familia directa.

12.   Me gusta (y me asusta) sentir que los  pacientes confían en mí.

13.   Me gusta que sea una especialidad donde existe la posibilidad de aplicación de nuevas tecnologías.

14.   Me gusta el estímulo que me provocan los residentes en mi práctica diaria.

15.   Me gusta redescubrir dentro de mi trabajo la palabra “comunitaria”, esa gran desconocida…

 

Y vosotros tutores/residentes, ¿os veis reflejados en cualquiera de estas opciones?

 

 

 

 

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Juan Bellón Todríguez
    marzo 21, 2011 en 9:28 pm

    Me gusta mucho tu reflexión.
    Yo añadiría que me gusta mucho que la persona me considere “su médico”, el que realmente conoce todo de él, que lo conoce desde hace años.
    En cuanto al punto 8, yo diría que precisamente nuestro espacio es el menos limitado. Podemos tener poco tiempo en una consulta (aunque todos nos alargamos lo que es necesario o incluso nos citamos a personas para darle un tiempo especial) pero tenemos una capacidad de citarnos continuadamente en la medida de lo necesario y una visión a lo largo del tiempo que creo que es la menos limitada de todas las especialidades.

  2. marzo 22, 2011 en 2:02 pm

    Siempre he pensado que era la metaespecialidad y no porque reúna en sí misma otras 4 ó 5 (somos internistas, preventivistas, pediatras, urgenciólogos… y médicos de familia, claro!) sino porque se enfrenta al enfermo y su enfermedad, a su entorno, a la familia, al hogar, al dormitorio donde se padece y a veces se muere… porque se necesita ser director, actor y tramoyista de los distintos escenarios que se le presentan en un sólo día, porque trabaja en el alambre de la incertidumbre y pocas veces tiene debajo la red de la seguridad… porque los pacientes cuando han ido de “ruta” por el hospital van y te preguntan a ti (simple médico de familia/general/rural, qué les parece su “nuevo tratamiento”… son sensaciones que no todos pueden compartir y gustar, por eso hay de todo, por eso yo elegí MFyC.
    Un abrazo…
    PD: ¿Ha vuelto Vicente de New Camas o es otro Vicente? En cualquier caso un abrazo fuerte.

  3. marzo 22, 2011 en 8:40 pm

    Realmente es complicado saber porque soy Médico de Familia.
    Porque no lo eliges por una cosa ni por otra.
    Lo eliges por muchas y por ninguna.
    Por lo menos en mi caso.
    Un tema que me gusta como la cercanía al paciente, en algunos casos, me irrita.
    La elección, yo la vi como algo global.
    Para mi, la Medicina de Familia es especial con sus virtudes y defectos, con sus ventajas e inconvenientes.
    Con una desviación extrema, en mi caso, hacia las virtudes y ventajas.
    Es extremedamente complejo decir porque soy medico de familia.
    Solo quiero decir que me encanta.
    ¿ Y tutor?
    Porque creo que puedo transmitir sentimientos a mis residentes
    ¿Cuáles?
    Pues espero que ilusión y esfuerzo en mi profesión.
    Cuando los pierda dejaré de ser tutor.
    Ojalá que tarde bastante….
    Señal que habré sido aceptablemente feliz durante mucho tiempo.

  4. andresfgregorio
    marzo 23, 2011 en 8:41 pm

    – Doctor en Alaska es una de mis series de cabecera. Ninguna de las razones por las que lo es está relacionada con la medicina.

    – Sí, este Vicente es el mismo que el del newcamas.

  5. marzo 24, 2011 en 12:54 pm

    ¿No son estos mismos motivos los que deberían llevar a los estudiantes a ser MÉDICOS?

  6. potos
    abril 16, 2011 en 2:38 am

    Dá gusto leer algo así después de tantos rotatorios, y después de una guardia en dónde cada paciente que llegaba, era porque estaba mal derivado del médico de familia…por lo visto no sabemos nada de gine, todo lo derivamos, por lo visto no sabemos nada de cirugía, todo lo derivamos…pero después yo tengo que ver como un R4 de una quirúrgica escribe (tras auscultar yo a la paciente) “Hestertores en las bases derecha” o escuchar a un adjunto decir “esto es tan seguro, como cuando se ve una obstrucción de una vena en un cateterismo…”
    Yo elegí medicina de familia por el principal motivo que me llevó a elegir medicina: ganarme la vida ayudando a la gente.Parece que eso a algunos médicos se les ha olvidado…

  7. vivi
    agosto 19, 2013 en 7:03 pm

    ser medico de familia es difícil, por que tiene que lidiar con cosas que a lo mejor no te han enseñado en la residencia también los paciente son poco considerados lo digo por que lo he visto en la vida diaria ser especialista parece que recibes un trato mas a nivel.
    Es una especialidad subvalorada aunque la carga la llevamos. Yo he decidido cambiar de especialidad por no me encuentro me limitan hacer las cosas para que me enseñaron tanto si no lo voy a aplicar y solo me queda ver que pasa luego.
    Espero no desanimar.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: