Inicio > reflexiones > Hoy quiero ser optimista

Hoy quiero ser optimista

Hace pocos meses que me ha picado el gusanillo de visitar blogs sanitarios y así, poco a poco, abrir mi abanico de posibilidades de formación e información. Me he dado cuenta de varias cosas: en primer lugar, es una estupenda vía de avivar inquietudes que te empujan a estudiar, buscar, preguntar… SABER en definitiva, lo cual de entrada a mí me aporta mucho beneficio; también es un amplísimo foro de debate y conversación, que interrelaciona puntos lejanos tanto vertical como horizontalmente, creando lazos que en un futuro serán fundamentales (la unión hace la fuerza); pero un detalle que voy confirmando con el tiempo es que se tiende a ser pesimista en cuanto a nuestra profesión…

¿Todo es tan negativo? ¿Todo se hace tan mal? ¿Pues no estábamos en uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo? ¿Todas las noticias que salen en prensa tienen una mala intención detrás? ¿Siempre, siempre, siempre es el dinero el actor principal de todos los teatrillos de nuestra empresa?

Hoy quiero ser optimista, y me consta que casi todos los blogeros que conozco lo son, aunque no se note mucho. El otro día se empezó a gestar una regulación seria de la muerte digna, se reabrirá el debate en el parlamento, habrá más o menos polémica en el ambiente, pero por fin se darán los pasos oportunos. Hoy quiero ser optimista. Acabo de enterarme que mañana se publica un libro del Papa Benedicto XVI donde al fin aprueba el uso del preservativo en determinadas situaciones. La OMS ha aplaudido el atisbo de cambio por parte del clero, y yo me uno, aunque la lentitud desespere… Son sólo dos noticias aisladas, pero las he recibido así, una detrás de la otra, haciéndome pensar en positivo.

Somos jóvenes. Nuestra obligación es ser entusiasta. Porque aunque ninguno vayamos a heredar el “legado del paraguas” que adorna nuestras batas, pijamas y centros de salud, de nosotros depende que mejore este circo. Y lo vamos a conseguir. No te quedes parado… ¡actúA!

Anuncios
Categorías:reflexiones
  1. C. Sampedro
    noviembre 28, 2010 en 2:51 pm

    Me parece estupendo afrontar la vida laboral con optimismo pero con los pies en la tierra, no creo que sea obligatorio el entusiasmo, pero debería ser una forma de vida no sólo en el trabajo sino en el resto de nuestras actividades cotidianas, habría menos gente quemada…
    Muy bueno el articulo!!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: