Inicio > esto siempre se ha hecho así > La vía oral frente a la intramuscular… adentrándonos en el tema

La vía oral frente a la intramuscular… adentrándonos en el tema

Cuando te duele la cabeza y estás en tu casa te tomas un paracetamol 650mg (algún día hablaremos de eso de dosificar por sistema el paracetamol a razón de 1g cada 6-8 horas) por vía oral. Si vas a urgencias (del centro de salud o del hospital) con un dolor de cabeza, independientemente de que te hayas tomado algo previamente, lo más probable es que te administren un antiinflamatorio o analgésico por vía intramuscular… ¿es eso lógico? ¿hay ciencia detrás de esa actuación, o solamente hay manías adquiridas, justificaciones de “eso siempre se ha hecho así” y afán de educar al paciente partiendo de prejuicios sobre su conducta?… pues veamos si alguien ha escrito algo a ese respecto.

En un artículo recientemente publicado en la revista de la American Academy of Family Physicians de título “Evidence for the Use of Intramuscular Injections in Outpatient Practice” (accesible de forma gratuita y descargable en formato pdf) se hace una revisión narrativa de este tema centrándose en cuándo está indicado y cuándo no el uso de la vía intramuscular en el uso ambulatorio de antibióticos, corticoides, antiinflamatorios,…

Recomendable… tanto como pararnos a pensar que si alguna vez ponemos una inyección “porque es lo que quiere el paciente” o porque “para que vea que si viene al hospital lo menos que se lleva es un pinchazo” deberíamos reflexionar un poco…

¿comentarios?…

Anuncios
  1. noviembre 19, 2010 en 1:58 pm

    Hola: soy farmacéutica de AP, y responsable de compras de los medicamentos para los centros de salud de mi área, por tanto. Me ha llamado la atención este post y tal vez pasa por alto una cuestión tal vez prosaica, pero básica para saber por qué en el centro de salud u hospital te dan un pinchazo en lugar de una pastilla: 1) por definición en los centros de salud la medicación que se dispone es la de “uso urgente”, puesto que en caso contrario procede dar receta. Obviamente, no se puede comprar todo porque en realidad los consumos no son tan elevados, ni las capacidades de almacén son infinitas, así que se suele tener un único fármaco, con posibilidades múltiples; dado que la vía parenteral es válida para pacientes colaboradores y no colaboradores, para pacientes con vómitos y sin ellos, etc, si no hay impedimento se considera la forma farmacéutica preferente 2) otra cuestión es que hay medicamentos que no procede de ninguna manera dar por vía parenteral porque la vía oral es más rápida y alguna vez más eficaz, entonces no se debería “pinchar”. Ojo mi área es pequeña y para el dolor tenemos AINE parenterales y paracetamol oral

  2. Javier Padilla
    noviembre 19, 2010 en 2:29 pm

    Hola Ana,
    el artículo trata principalmente sobre la medicación intramuscular administrada de forma parenteral (todos conocemos a algún médico que manda “inzitan” (corticoides im) para las lumbalgias o que no prescribe ni una penicilina/amoxicilina/… para las faringoamigdalitis agudas sino que va directamente a la penicilina im.
    El tema del medicamento de uso urgente desde el punto de vista teórico de diseño de la provisión farmacológica de los centros sanitarios está perfecto, pero desde el punto de vista de la realidad del uso de los servicios sanitarios de urgencia, la simple pregunta de “¿qué analgésicos tiene usted en su casa?” evitaría multitud de pinchazos (y más de un hematoma de glúteo o reacción inflamatoria local).
    Yo en las guardias suelo decir al paciente “le podría pinchar aquí algo, pero me parece innecesario ese daño cuando el efecto va a ser el mismo si lo toma por boca”. Además, decir que en todos los centros de salud donde se hacen guardias (así como en, al menos, el hospital donde hago también algunas guardias) hay medicación analgésica de administración oral (en el centro de salud suele haber paracetamol, ibuprofeno, metamizol, y diclofenaco).
    Muy a mi pesar, he de reconocer que en muchas ocasiones he “prescrito un pinchazo” sin antes evaluar si éste era imprescindible…

    Muchas gracias por el comentario, Ana.
    Un saludo
    Javi

  3. andresfgregorio
    noviembre 19, 2010 en 9:43 pm

    A priori:

    – Si la escuela del centro en que estás es punitiva, te arrastrará a pinchar al personal creyendo impartir justicia.
    – Si un paciente acude a urgencias queda bajo nuestro criterio aplicarle un tratamiento que nos garantice un pronto control de síntomas. Pienso en cefaleas, en cólicos nefríticos, vómitos, fiebres, uretritis.
    – Recuerdo muchos pacientes a los que asisto en observación a los que cambio por sistema todo el tratamiento a vía oral. Si pueden comer, pueden tomar el tratamiento.

    Leo el artículo. A posteriori:

    – Geniales:

    o “ ketorolaco IM no es más efectivo para síndromes dolorosos que ibuprofeno oral u otros AINEs”.
    o “Un estudio encontró que la prednisolona oral no es inferior a la IM en el tratamiento del EPOC exacerbado”
    o “la evidencia no apoya la idea de que el ketorolaco IM es más efectivo que el AINE oral para la analgesia en pacientes con cólico nefrítico” (en mi defensa por el párrafo anterior, tenía en mente la vía intravenosa. Sorprendente en cualquier caso).
    o La principal ventaja del antibiótico IM Vs oral por 10 días, el cumplimiento terapéutico.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: